Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
Medio Ambiente por el desarrollo

Oficina Regional para América Latina y el Caribe

 

La adaptación basada en los ecosistemas mejora la vida de los agricultores de Colombia

 

 

Durante años, Raúl Sarmiento y Margot Quintero, agricultores de Rionegro, en Colombia, tuvieron dificultades para hacer frente a un clima cambiante. Antes, era posible predecir las lluvias; ahora son escasas. Cuando llegan, a menudo lo hacen en forma de tormenta. Ambos extremos son perjudiciales para sus cultivos. Sin embargo, gracias al proyecto de microcréditos para la financiación de medidas de adaptación al cambio climático, el matrimonio se ha sumado a los miles de agricultores que prosperan en Colombia a pesar de las irregularidades meteorológicas.

Acaban de recibir su tercer préstamo de 2.000 dólares de Crezcamos, un asociado del proyecto Microfinanzas para la Adaptación basada en Ecosistemas (MEbA), que el PNUMA y la Frankfurt School ejecutan en Colombia y el Perú con financiación del Gobierno de Alemania.

El sistema de riego por goteo que Raúl instaló con ese dinero ha mejorado la resiliencia de sus tierras frente a la sequía —una prueba de que este tipo de proyectos pueden servir para que las comunidades se adapten a los próximos cambios climáticos que ni siquiera los recortes de emisiones previstos en el Acuerdo de París pueden evitar—.

«Solíamos perder alrededor del 50% de la cosecha, ahora solo un 20%» —explica Margot—. El año pasado hubo una sequía, pero gracias al sistema de riego pudimos salvar toda la producción. Cosechamos más de 1.000 cajas de mandarinas, que vendemos en el mercado a entre 6 y 12 dólares la caja».

El riego por goteo y otras medidas de adaptación basada en ecosistemas — como el uso de fertilizantes orgánicos, la diversificación de cultivos y el abancalamiento de las tierras— mejoran la resiliencia de los pequeños agricultores, que usan mejor los servicios de los ecosistemas.

También reducen los costos de producción, aumentan la productividad y diversifican las fuentes de ingresos.

Su crédito es uno de los casi 3.300 préstamos que se concedieron en el marco del proyecto, que han supuesto que aproximadamente

4,6 millones de dólares de inversión privada se destinen a alternativas de adaptación sostenible. Y el proyecto crece. Las instituciones asociadas han prometido asignar 20 millones de dólares en los próximos 5 años, con los que se concederán 24.000 créditos y se capacitará a 14.000 personas sobre la adaptación basada en ecosistemas.

 El reto consiste en reproducir el concepto del MEbA en zonas rurales vulnerables del mundo en desarrollo, a fin de mejorar la resiliencia al clima y los medios de vida con miras al cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Las alianzas público-privadas como el proyecto MeBa podrían reducir el déficit mundial actual de 2.000 millones de dólares de financiación para la adaptación.

Para mayor información, favor comunicarse con la Unidad de Comunicaciones del PNUMA para América Latina y el Caribe, noticias@pnuma.org, (507) 3053115.

Copyright © Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente | Aviso legal | Contacto | Intranet de PNUMA Sigue al PNUMA en: