El Programa Conjunto es un proyecto que se enmarca en la ventana temática de medio ambiente y cambio climático del Fondo para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Las agencias del Sistema de Naciones Unidas con sus contrapartes nacionales y los actores locales proponen la implementación de medidas de adaptación y mitigación del cambio climático en poblaciones vulnerables, haciendo énfasis en los sectores ambiental, agrícola, forestal y de salud.

El Programa es un esfuerzo conjunto del Ministerio del Ambiente, las agencias del Sistema de Naciones Unidas:  FAO, OPS/OMS, PNUD y PNUMA, Gobierno Regional de Apurímac, Gobierno Regional de Cusco y la Asociación de Municipalidad de la Sub Cuenca de Santo Tomás-AMSAT, quienes unen esfuerzos para fortalecer capacidades, investigar y brindar asistencia técnica para la implementación de medidas de adaptación y mitigación ante los efectos del cambio climático.

El Perú es uno de los países más desiguales de América Latina. A pesar de su riqueza cultural, su ubicación estratégica y la vasta dotación de recursos naturales que posee, enfrenta una situación donde una parte significativa de su población se encuentra en situación de pobreza.

Es también uno de los países de alta montaña más vulnerables a los impactos del proceso de cambio climático global, ya que el 77% de los glaciares tropicales del mundo se concentra en su territorio y en los últimos 35 años, se ha perdido el 22% del total de la masa glaciar. La disminución acelerada de glaciares y la gran variabilidad en las precipitaciones pluviales en la región andina, agravada por el cambio climático, están produciendo una sensible alteración en el ciclo del agua y de producción agropecuaria. Una vez desaparecidos los glaciares, se extinguirá su aporte a las nacientes de numerosas cuencas, causando un daño irreversible a los sistemas ecológicos y sociales de la zona andina, con pérdida de bienestar e impactos sobre las actividades productivas y sociales de las poblaciones alto andinas.

Las provincias de Cotabambas en la Región Apurimac y Chumbivilcas en la Región Cusco están localizadas en el área de los Andes que concentra los más altos niveles de pobreza extrema del Perú. Las localidades de dichas provincias se ven permanentemente afectadas por fenómenos naturales que recurrentemente conducen a serios desastres. Paralelamente, y menos llamativos que el impacto de los desastres naturales en la infraestructura física y la propiedad, son los impactos acelerados del cambio climático que está afectando a las zonas altoandinas del Perú. En estas regiones, en las que se asienta la población en pequeños centros poblados y comunidades rurales, se verifica un proceso acelerado de retraimiento de glaciares, que junto con prácticas inadecuadas de utilización de los recursos naturales en la producción está disminuyendo sensiblemente la disponibilidad de agua para la producción agrícola(1) y ganadera y para el consumo humano. Adicionalmente, el agua existente no se maneja adecuadamente y en muchos casos es objeto de contaminación(2).

La población y las autoridades locales están percibiendo los efectos del cambio climático, que se manifiestan también en la escasez e inadecuada distribución de las lluvias, y afectan la distribución de la flora y fauna, pero se ven imposibilitadas de diseñar y llevar a la práctica políticas adaptativas en la producción ganadera, agropecuaria y forestal y la provisión de servicios y de manejo sostenible de los recursos naturales. Esto se debe al desconocimiento de herramientas y alternativas para diseñar y aplicar las políticas requeridas, así como a la carencia de información sobre las diferentes dimensiones del problema y el rango de vulnerabilidades asociado, lo cual se agrava por el bajo nivel de conciencia del problema en la población.
Este programa conjunto busca transversalizar medidas de adaptación al cambio climático en el quehacer de los gobiernos distritales, regionales y en las asociaciones de comunidades y productores, y en los habitantes de las dos microcuencas en general.  Para tal fin, los organismos de las Naciones Unidas que han  desarrollado esta propuesta, PNUD, FAO, OPS y PNUMA, sobre la base de sus ventajas comparativas y de acuerdo a su mandato, quieren aunar esfuerzos y lograr sinergias para desarrollar un amplio conjunto de acciones de desarrollo de capacidades en las autoridades regionales y locales y en las familias rurales, que serán complementados con generación de información, proyectos demostrativos y apoyos específicos a formas sostenibles y adaptativas de producción agropecuaria y manejo de los recursos naturales.


(1) Cultivos tales como papa, maíz, oca, olluco y tarwi entre otros cultivos nativos, así como, pastos mejorados y forrajes para la alimentación del ganado.
El trigo y la cebada no son cultivos nativos.

(2) Las actividades mineras también pueden agravar la situación socio-ambiental en las microcuencas seleccionadas.